En varios corrillos políticos se escucha la versión de que la dirigencia nacional del PAN y el gobierno federal han estado platicando la posibilidad de impulsar una reforma electoral que instaure la segunda vuelta para los comicios presidencial del 2018. De concretarse, el cambio se haría directamente en la Constitución, con artículos transitorios. Aquí lo que está en juego es la gobernanza, porque un candidato ganador con menos del 30% de los votos no la asegura. Eso escriben en “Templo Mayor” de Reforma.