“Con todo y que ayer en Monterrey se sintió un calorón regio, la relación entre Enrique Peña Nieto y Jaime “El Bronco” Rodríguez se vio bastante frío. Y conste que el gobernador hizo su lucha por mejorarla al llevarle hasta la escalerilla del avión presidencial una hielera azul llena de presentes: carnes, nueces de su finca y- por supuesto- tequila “Bronco Independiente”. ¡Ajúa!”. Lo comentan en “Templo Mayor” de “Reforma.