Lugar:
Fuente:
EFE

La comisión de Interior del Parlamento de Austria aprobó hoy la expropiación de la casa natal del dictador nazi Adolf Hitler (1889-1945) en la localidad de Braunau am Inn, en el estado de la Alta Austria.

La propietaria se había negado durante años vender el edificio en el centro de esa localidad, cerca de la frontera con Alemania.

El Estado austriaco alquila las dependencias desde hace años porque el Gobierno quiere evitar que el lugar se convierta en un santuario para círculos neonazis.

Los dos partidos de la coalición de Gobierno, el socialdemócrata SPÖ y el democristiano ÖVP, votaron a favor de la expropiación, junto con los opositores ecologistas y liberales.

Mientras, el FPÖ ultranacionalista y el partido populista Team Stronach votaron en contra de la moción, al considerar que hubiese sido mejor negociar una vez más con la propietaria.
Debaten futuro

Ahora el ministro del Interior Austria, Wolfgang Sobotka, quiere aclarar el uso del edifico con el gobernador de Alta Austria y con el alcalde de Braunau am Inn.

Según informa hoy la agencia de noticias APA, el ministro planea lanzar un concurso arquitectónico para reformar el edificio, siempre con el objetivo de que no sea posible reconocer el lugar como era hasta ahora.

En octubre, Sobotka había anunciado que el edificio iba ser derribado, aunque al todo indica ahora que se realizará una reforma completa del mismo.

Hitler nació y vivió sus primeros tres años de vida en Braunau am Inn, una localidad situada junto a la frontera con Alemania.

Esta expropiación, propuesta en julio por el consejo de ministros y confirmada hoy, pone fin a una larga batalla jurídica con la propietaria, que será indemnizada por el Estado.

En 1938, tras la anexión de Austria por la Alemania, los nazis compraron el edificio y lo convirtieron en un “centro cultural”.

Después de la guerra, la casa fue adquirida de nuevo por la familia de los propietarios originales, que permitieron allí la instalación de una biblioteca.

Más tarde, los inquilinos fueron una escuela, un banco, un instituto técnico y hasta 2001 un hogar para jóvenes discapacitados.

Desde entonces, la casa estaba vacía y las autoridades pagaban a la dueña 4 mil 700 euros (4 mil 970 dólares) mensuales de alquiler para evitar un uso no deseado.